Cadena de Frio
Laboratorios de Biologicos y Reactivos de Mexico S.A. de C.V.
birmex.gob.mx
 
Cadena de Frio

El contar con vacunas de calidad, seguras y eficaces junto con una alta cobertura de vacunación ha contribuido al cumplimiento de las metas establecidas en los programas de inmunización.

En México, se cuenta con uno de los esquemas de inmunización más completos a nivel mundial, en donde se incluyen un total de 13 inmunógenos, entre los que se cuentan polio, sarampión, rubéola, parotiditis, hepatitis B, BCG, difteria, tosferina, tétanos, Haemophilus influenzae tipo b, neumococo, rotavirus e influenza.

Todas estas vacunas son producidas con los más estrictos controles de calidad,  lo cual conlleva a una inversión en tiempo y recursos considerable, de tal forma que a nivel mundial existen, pocos productores, lo cual en algunas ocasiones, como la experiencia recientemente vivida con la pandemia de influenza A(H1N1), la cantidad de vacuna disponible no es suficiente para proteger a toda la población.
Cadena de FrioTodos estos esfuerzos se mantienen a través de todo el proceso de producción, desde la selección de las materias primas, la fabricación, el control de calidad, el almacenamiento y la distribución de las vacunas a los diferentes sitios donde serán aplicadas. Las vacunas son sensibles al calor y al congelamiento, deben de mantenerse en condiciones adecuadas de temperatura desde que son fabricadas hasta el momento de su aplicación.

Uno de los puntos que se ha reconocido como más vulnerable en el que la calidad de las vacunas se puede ver comprometida, es precisamente el  almacenamiento y distribución. Cualquier falla a este nivel puede poner en riesgo la calidad de las vacunas que han llevado varios meses su producción y control.

De acuerdo a la definición de la Organización Panamericana de la Salud, la cadena de frío es el proceso logístico que asegura la correcta conservación, almacenamiento y transporte de las vacunas, desde que salen del laboratorio que las produce hasta el momento en el que se va a realizar la vacunación.

La organización de la red de frío incluye al laboratorio productor, los centros estatales o jurisdiccionales de recepción y los puestos de vacunación, los sistemas de transporte permiten que estas entidades permanezcan estrechamente relacionadas.
Los elementos fundamentales de la cadena de frío corresponde a las personas que manipulan las vacunas y el personal médico que las administra, el material que sirve  para almacenar las vacunas y para trasladarlas a un sitio a otro, y los recursos financieros para asegurar la operación de los recursos humanos y materiales .
Es fundamental el conocimiento de los recursos que intervienen en cada uno de los eslabones de la cadena de frío, ya que de estos depende la adecuada conservación de las vacunas.
Se debe tener presente que por muy modernos que sean los equipos disponibles para la cadena de frío, no serán efectivos si las personas responsables del programa no conocen de manera correcta los principios de operación y funcionamiento de los equipos frigoríficos y los componentes utilizados para la conservación de las vacunas.
Las vacunas deben permanecer estables dentro de los rangos de temperatura establecidos para cada tipo de vacuna, desde la salida del laboratorio productor hasta su aplicación. En general, el rango óptimo de refrigeración se estipula entre 2°C y 8°C, y del mismo modo que la elevación de temperatura afecta a algunas vacunas, el congelamiento puede también dañarlas, en especial en el caso de aquellas vacunas que son formuladas con sales de aluminio.

 

Sensibidad de las vacunas

     
Por ello es de suma importancia que a cada nivel se establezca de manera precisa la necesidad de espacio de almacenamiento, para lo cual se debe de considerar lo siguiente:

 

  • El total de población que será vacunada.
  • El tipo de vacuna que va a ser almacenada.
  • El número de dosis de vacunas que se van a utilizar y que van a ser almacenadas.
  • El tiempo de almacenamiento de las vacunas.


Después de obtener todos esos datos, se realizan los cálculos correspondientes para obtener el volumen necesario de almacenamiento en cámaras frías o en refrigeradores que van a ocupar las vacunas. Se recomienda hacer el cálculo en base al volumen de cada caja de vacuna, debido a las notables diferencias que existen en la presentación de las mismas (grosor del empaque o envoltura, si lo hay, dimensión del frasco que contiene la vacuna y número de dosis que contiene el frasco).
Por lo general los laboratorios productores presentan las vacunas con sus respectivos envases secundarios y cajas de protección, que es muy importante no solo para el manejo adecuado de los productos biológicos sino por la seguridad que representa la caja o el envoltorio durante los procesos de manejo, transporte y almacenamiento.
El espacio útil para almacenar vacunas en un refrigerador es aproximadamente 50% de su capacidad total.
En la medida en que se produzcan cambios relacionados con la presentación de los productos biológicos, así como la preferencia de los programas nacionales de vacunación por utilizar frascos con una sola dosis o con dosis múltiples, se debe volver a evaluar el cálculo para conocer si los volúmenes actuales son apropiados para almacenar las nuevas presentaciones.
Hay distintos niveles de distribución, donde cada uno de ellos utiliza depósitos, transporte refrigerado y recipientes adecuados para garantizar su conservación.

 

 

Desde décadas atrás que se inició con los programas de vacunación, la mayoría de los países han utilizado las vacunas tradicionales de polio, sarampión, tosferina, difteria, tétanos y tuberculosis, actualmente, existe una amplia variedad de nuevas vacunas, que han demostrado su seguridad y eficacia, permitiendo que los países puedan incrementar el número de vacunas en sus esquemas de inmunización, sin embargo representan nuevos retos financieros y capacidad de almacenamiento, vacunas de neumococo, rotavirus, vacuna contra el virus del papiloma humano o vacunas contra Haemophilus influenzae tipo B, son mucho más caras que las vacunas tradicionales y más voluminosas, en este sentido las nuevas tecnologías de entrega y embalaje permiten un manejo fácil y seguro de las vacunas, pero obliga a los países que consideren incluir nuevas vacunas en sus programas de vacunación, a ampliar la capacidad de almacenamiento en sus cadenas de frío de las vacunas, Birmex en su programa de expansión ha desarrollado una capacidad de almacenamiento y conservación de la red de frío suficiente para las vacunas que distribuye a sus clientes.
Para optimizar, la cadena de suministro, es importante minimizar el desperdicio, mejorar las predicciones y realizar las actividades de mantenimiento en los equipos que almacenan las vacunas, para evitar que se presenten descomposturas inesperadas o en algunos casos que la temperatura descienda accidentalmente por debajo de la temperatura de congelamiento y pueda provocar la pérdida de las vacunas almacenadas en el equipo.
Con la introducción de vacunas, como rotavirus, neumococo, pentavalente (DPT-HepB-Hib), Influenza, doble viral (sarampión–rubéola), Birmex ha realizado los ajustes necesarios en sus sistemas logísticos y de cadena de frío, para que el producto en todo momento conserve las características de calidad, y se pueda manejar de manera segura y eficiente en cada nivel de la cadena de frio que maneja Birmex.

Última actualización el Viernes, 13 de Julio de 2012 08:25
 
Av. Amores #1240, Col. Del Valle, MÉXICO D.F., C.P 03100 - Tel. +52 (55)54 22 28 40

Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
 
LABORATORIOS DE BIOLOGICOS Y REACTIVOS DE MEXICO, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad